Propuesta de DiPaz sobre punto 6 “Refrendación, implementación y verificación”

PropuestadeDipazSobrePunto6

LOGO DIPAZ

Propuesta de DiPaz

Punto 6. Implementación, Verificación y Refrendación.

Bogotá, 10 de febrero de 2016

 

Saludamos a las delegaciones de paz del Gobierno y de las FARC-EP con la firme esperanza de que lograrán acordar mecanismos de implementación, verificación y refrendación que faciliten el concurso libre e informado de la sociedad colombiana en en esta oportunidad histórica.

Dada la importancia del punto 6 de los diálogos de paz, como DiPaz ponemos a su disposición las siguientes consideraciones:

Mecanismos de Implementación y Verificación

  1. Las partes en el conflicto tienen que brindar garantías para la participación de organizaciones de la sociedad civil en los mecanismos de verificación en condiciones de seguridad. Los principios de Estambul reconocen que “las Organizaciones de la Sociedad Civil, OSC, son una característica viva y esencial en la vida democrática a lo largo y ancho del mundo.” Una vez más reiteramos la necesidad de la participación de las mujeres en los mecanismos de verificación y apelamos a lo contemplado en la Resolución 1325 de la Organización de Naciones Unidas, ONU.
  2. En el proceso de verificación del acuerdo general es necesario brindar garantías para los sectores de sociedad civil que participen de manera directa e indirecta en el mecanismo de verificación. Como DiPaz mantenemos el compromiso humanitario y pastoral en el ejercicio de la verificación.

En este sentido proponemos considerar la constitución de comisiones de seguimiento, monitoreo o veeduría  a cada uno de los 5 puntos de los acuerdos, teniendo en cuenta la experticia y vinculación  de las organizaciones a cada uno de ellos, estableciendo mecanismos de coordinación entre estas organizaciones que sean ágiles, flexibles, independientes y eficaces. El monitoreo de la sociedad civil, reportará al mecanismo que establezcan las partes y al gobierno en  lo que compete a sus obligaciones dentro del Estado de derecho. De modo simultáneo el monitoreo de la sociedad civil adelantará acciones de incidencia ante sus organizaciones de sociedad civil pares internacionales de modo que se ejerzan oficios de cara al cumplimiento del acuerdo en cuestión.

Así  mismo el  derecho a la movilización social, a la protesta, a las acciones públicas noviolentas por parte de las comunidades y la movilización de  personas que dejan las armas y el conjunto de la sociedad, debe garantizarse de manera expresa en el acuerdo, de modo que no vayan a ser perseguidos por las fuerzas de seguridad del Estado o estructuras armadas que actúen con la aquiescencia, complicidad y omisión de agentes del Estado.

Mecanismos de resolución de diferencias

  1. Ponemos a disposición del acompañamiento en Zonas de Ubicación –o como las partes las denominen- los enfoques y metodologías de transformación de conflictos que se puedan presentar entre comunidades indígenas, afros, campesinos y otros por cuestiones territoriales. Caminar hacia la Reconciliación demandará ejercicios de convivencia en territorios en los que se mezclan las Zonas de Reserva Campesina, Resguardos Indígenas, Zonas de Ubicación, entre otras. En los casos que se requiera debe contarse con mediadores reconocidos por el gobierno, las FARC-EP y las comunidades presentes en los territorios. Sobre esto el acuerdo debe pronunciarse porque esto determinará una paz territorial.

Acompañamiento Internacional

  1. Los recursos de la Cooperación Internacional además del apoyo al Estado Colombiano deberían enfocarse al fortalecimiento de la sociedad civil nacional como actor sustantivo en la construcción de la paz y para prevenir otros escenarios de conflicto. Para que estos recursos realmente puedan apoyar a las víctimas en reclamar sus derechos a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición contenidos en el acuerdo sobre Las Víctimas, y en los otros cuatro acuerdos es necesario:
  • Que sea independiente.
  • Que sea acompañado por un respaldo también político de la comunidad internacional. Este respaldo es clave para blindar a las organizaciones de ataques físicos y políticos de quienes  ven sus intereses afectados por el trabajo a favor de los derechos humanos.
  • Se invitará a las organizaciones de sociedad civil internacionales que tienen por mandato hacer acompañamiento a comunidades afectadas por el conflicto armado y observación internacional, a hacer presencia en las Zonas de Ubicación – o como las denominen las partes-.

Presupuesto para la implementación de los acuerdos

  1. Es necesaria la disminución del gasto militar para invertir en la implementación de los acuerdos y en políticas públicas que permitan abordar los temas estructurales que originaron el conflicto armado.
  1. Sobre los recientes pronunciamientos del gobierno sobre una fase 2 del plan colombia llamada “Paz Colombia” financiado por el gobierno de los Estados Unidos, insistimos en que el recurso debe ser para la implementación de acuerdos, en particular para avances efectivos en el punto 4 de los acuerdos sobre la  la solución al problema de las Drogas ilícitas. Las organizaciones de la sociedad civil colombiana en acuerdo con organizaciones pares de los Estados Unidos,  comprometidos con los derechos humanos y la paz,  haremos monitoreo de las ejecuciones de estos recursos.
  1. Debe facilitarse la elaboración de presupuestos participativos y su respectivo seguimiento en los territorios priorizados para la implementación de los acuerdos y generar las condiciones para el ejercicio ciudadano de la veeduría. La redacción del acuerdo del sexto punto, debe orientar a las autoridades locales y regionales a garantizar el ejercicio del derecho a la veeduría ciudadana y el establecimiento de los mecanismos para llevarla a cabo.

Herramientas de Difusión y Comunicación

  1. El Mecanismo tripartito de verificación con la participación de la sociedad civil, debe hacer reportes cortos cada tres meses y a profundidad cada seis meses, en lo que al cese bilateral y la dejación de armas se refiere, conforme al mandato que le ha dado el Consejo de Seguridad de la ONU.
  1. Habilitar foros en las regiones para la socialización de los informes de tal manera que sean retroalimentados por la sociedad civil. Así mismo esto deberá aplicará para las comisiones de verificación sobre el conjunto de los acuerdos.
  1. Organizaciones de sociedad civil pueden apoyar en la difusión pedagógica de los informes.
  1. La difusión pedagógica debe considerar medios de comunicación alternativos cuyas pautas sean financiadas por el gobierno. Para ello se habilitará un directorio de medios que aportarán las organizaciones sociales.
  1. Que se diseñen en versión pedagógica los contenidos de los acuerdos, como también el informe de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, de modo que estén al alcance de las cátedras sobre paz que se instituyan en escuelas, colegios, universidades, iglesias, comunidades rurales. DiPaz pone a disposición la cartilla con la puesta pedagógica el ensayo de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas escrito por el padre Javier Giraldo, como también el de la Plataforma colombiana de Derechos Humanos que está elaborando la del profesor Darío Fajardo. Estamos en la disposición de contribuir en la puesta pedagógica de los otros 10 ensayos que hacen falta. El Ministerio de Educación Nacional en acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de Paz debe propiciar que llegue a las instituciones educativas.
  1. Usar las nuevas tecnologías de la información (TIC`s) para comunicar y hacer pedagogía en torno a los acuerdos y los informes.

Mecanismo de refrendación.

Creemos que un paso importante para avanzar en la construcción de la paz es que después de firmados los acuerdos en La Habana se propicie un diálogo amplio y deliberativo en Colombia donde participen todos los sectores políticos, económicos, sociales, étnicos, religiosos, las mujeres, jóvenes y grupos minoritarios para construir un nuevo acuerdo político nacional de convivencia, donde se pacte  la no repetición de los horrores de la guerra. Creemos que esto podría viabilizarse a través de una Asamblea Nacional Constituyente como el fin de un proceso. Como DiPaz, creemos que lo anterior es posible lograrlo a través de pasos como siguen:

Pasos para aclarar el mecanismo de refrendación

  1. Congelar los trámites de conciliación y el examen de la Corte Constitucional del proyecto de la Ley Estatutaria del plebiscito refrendatorio hasta tanto se acuerde en la Habana entre las dos partes si es o no el mecanismo idóneo para la refrendación de acuerdos, contando con los insumos del foro sobre éste y otros puntos que se encargó al  PNUD y a la U Nacional. Esto en razón de que la propuesta de plebiscito refrendatorio  es de una de las partes de la negociación, no de la mesa en su conjunto.
  1. Resolver, jurídica y políticamente, e informar ampliamente a la opinión pública, sí, de suyo, los acuerdos logrados en la Habana tienen o no carácter vinculante.
  1. Que la Mesa cree un mecanismo especial conjunto para asegurar una refrendación debidamente informada.
  1. Establecer reformas en el aparato electoral de modo que no prime la compra de conciencias en la refrendación de los acuerdos, cualquiera sea el mecanismo que se acuerde.
  1. Que se garanticen espacios en los medios masivos de información que permita escuchar no solo la voz del gobierno, los gremios, sectores políticos tradicionales, sino de la insurgencia, de modo que tengan el derecho a debatir y responder a las recurrentes afirmaciones en  su contra que hacen los medios empresariales. De este modo  el ciudadano o la  ciudadana, tendrá mayores elementos de juicio para  su decisión.

De ustedes,

Diálogo Intereclesial por la PAZ, DiPaz

https://dipazcolombia.wordpress.com/

dipazcol@gmail.com

Anuncios

Propuesta de DiPaz sobre el Punto 3 “Fin del Conflicto”

Propuesta sobre punto 3 Ultimo Foro de Sociedad Civil Dipaz 9 feb 2016

LOGO DIPAZ

 

 

 

Bogotá, 09 de febrero de 2016

REFERENCIA: PROPUESTA PARA EL FORO NACIONAL “FIN DEL CONFLICTO” Y “REFRENDACIÓN, IMPLEMENTACIÓN Y VERIFICACIÓN”

Propuesta del Diálogo Intereclesial por la Paz, DiPaz:

Presencia Permanente En Zonas de “Ubicación” – o el nombre que adopten las partes- y Protección a Excombatientes y Comunidades Aledañas.

Con gran alegría y esperanza saludamos a las delegaciones del Gobierno y de las FARC-EP deseándoles que su labor continúe animando una nueva tierra, donde “la paz y la justicia se besen” (Biblia:Salmo 84, 11).

DiPaz es un proceso que está constituido por representantes de iglesias y organizaciones basadas en la fe, a nivel nacional e internacional, que han venido participando y articulándose durante cerca de treinta  años en procesos sociales y acompañando comunidades que trabajan en la construcción de paz, la búsqueda de verdad y justicia que permita una verdadera reconciliación en Colombia.

DiPaz cuenta con experiencia en procesos de acompañamiento a comunidades en la afirmación de sus derechos, también con perspectiva pastoral y con actuaciones eventuales protectoras. Este acompañamiento se ha hecho desde la acción noviolenta, priorizando la presencia permanente con las comunidades en cerca de 20 regiones del país. Esta experiencia es respaldada por aliados nuestros en el mundo como el Consejo Mundial de Iglesias, CMI, la Federación Luterana Mundial, FLM, la Acción Conjunta de las Iglesias (Alianza ACT), y la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas, CMIR, todas con status consultivo en la Organización de Naciones Unidas, ONU, además del Consejo Latinoamericano de Iglesias, CLAI, y La Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos, FUMEC.

Desde julio de 2015 hemos hecho parte de la Veeduría del Cese Unilateral al Fuego aportando técnicamente en la recolección y procesamiento de la información, como también en la elaboración de los informes conjuntos de la Veeduría Social. Así mismo, hemos adelantado 5 visitas pastorales, lo cual ha significado un apoyo físico y pastoral al proceso de paz, expresado en las comunidades que como organizaciones congregadas en DiPaz, acompañamos. Los lugares priorizados han sido aquellos  donde más amenazado se ha encontrado el Cese Unilateral y a donde se ha podido corroborar alta presencia paramilitar.

Basados en este acumulado, proponemos frente a la Verificación Tripartita:  

  1. Una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que amplíe los alcances de la Resolución 2261 de 2016, en la que se involucre el papel de la veeduría de la sociedad civil para el cese al fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo.
  2. La presencia de miembros de Iglesias y organizaciones eclesiales nacionales e internacionales de DiPaz en Zonas de Ubicación -o el nombre que las partes le asignen- y Comunidades Aledañas. Desde el sector de las iglesias existen personas y organizaciones nacionales e internacionales con experiencia y disposición en el acompañamiento permanente  y eventual desde el enfoque de la noviolencia. Como DiPaz respetamos la autonomía de las comunidades y su retroalimentación al mecanismo de verificación.
  3. DiPaz está en la capacidad de hacer presencia física permanente en dos  Zonas de Ubicación – o el nombre que las partes le asignen-. Habilitaremos “Una Casa de la Veeduría Social” en dos municipios, de tal manera que interactúen a su vez con el modelo territorial del mecanismo tripartito del Gobierno, las FARC-EP y la ONU/CELAC.
  4. DiPaz, está en la disposición de sumar esfuerzos con otras organizaciones de derechos humanos, iglesias, movimientos sociales y políticos que hacen veeduría. Será necesario acordar criterios para la recolección de la información teniendo en cuenta las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que se desarrollen los hechos. Con base en esta información se harán reportes conjuntos e incidencia para que las entidades a quienes corresponde atiendan las emergencias humanitarias y alerten sobre eventuales situaciones de riesgo que puedan afectar de manera negativa a las comunidades.
  5. Como DiPaz continuaremos con el acompañamiento psicoespiritual a personas y comunidades ubicadas en las regiones donde se ha dado el conflicto armado. También en estas zonas continuaremos haciendo monitoreo a violaciones de derechos humanos y con ello se contribuiremos – si fuera pertinente – a la verificación.
  6. La función del acompañamiento propuesto radica principalmente en la protección a la población civil y garantizar la autonomía de las comunidades. Se pueden incluir estrategias de protección para  excombatientes que dejan las armas, como de las comunidades donde se instala la Zona de Ubicación – o el nombre que las partes le asignen- .
  7. Apoyo psicosocial y psicoespiritual puesto al servicio de comunidades aledañas a las zonas de ubicación y de excombatientes. Este servicio estaría orientado también a los actos anticipados de reconocimiento de responsabilidad, acordados en el punto de Víctimas.
  8. Si bien existe un mecanismo acordado para la verificación al cese bilateral y dejación de armas, es indispensable que las partes acuerden un mecanismo de verificación del “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”. Por tanto, como Dipaz nos ofrecemos a contribuir a la verificación a partir de nuestra presencia en los territorios y nuestro acumulado en el registro y sistematización de información.

Frente a organizaciones criminales, sin cuyo desmonte no habrá un “fin del conflicto”, proponemos:

  1. Que el gobierno asuma la tarea de involucrar a las diferentes instancias del Estado para cortar los conductos que han alimentado el paramilitarismo y aún lo sostienen. Que se implemente una política de investigación y procesamiento judicial de individuos y organizaciones vinculadas con el paramilitarismo, sean gremios económicos, políticos y agentes de las Fuerzas Armadas de Colombia, FF.AA.
  2. Remover todos los miembros de la fuerza pública en los lugares donde se ha constatado presencia paramilitar con la complacencia y omisión de agentes de estas fuerzas. Luego de adelantarse la remoción que cada mes se realicen cambios de unidades militares y de policía en las áreas más críticas. Si antes de cumplirse el mes, se conoce de actos que implican a las unidades de la fuerza pública con los paramilitares, que se remuevan de modo inmediato.  Estos vínculos se han observado en los siguientes casos: en Chocó en el Batallón 54 de Selva en Curvaradó, Policía en Belén de Bajirá, Policía de Pavarandó, Policía de Mutatá, Policía de Riosucio, Brigada 15 con sede en Riosucio; en Meta Policía de Mapiripán, en Valle Policía e Infantería de Marina en Buenaventura.
  3. Se requiere la investigación inmediata a cada amenaza telefónica, mensaje de texto  denunciados con números y placas de vehículo, con el uso de la tecnología de rastreo e identificación de vehículos con los que cuentan los entes de investigación del Estado. Las víctimas de estas amenazas deben enterarse a la mayor brevedad del resultado de éstas investigaciones.
  4. Que se adelante un foro público en el segundo semestre de 2016 para hacer un análisis de la doctrina militar existente para la confrontación armada y se presenten propuestas de  una nueva doctrina militar para la paz. La doctrina del enemigo interno ha permitido la separación de la distinción entre lo civil y militar que ha propiciado la conformación de estructuras de tipo paramilitar.
  5. Que se implemente un plan de desarrollo para los sectores de sociedad civil afectados por la presencia paramilitar, para que la acción del Estado no se limite a la presencia de fuerza militar. Que se implementen condiciones que permitan que la población joven y adolescente de estos espacios puedan liberarse de un  nuevo ciclo de paramilitarismo.

De ustedes,

Diálogo Intereclesial por la Paz, DiPaz

https://dipazcolombia.wordpress.com

dipazcolombia@gmail.com

WCC welcomes monitoring of ceasefire in Colombia

WCC welcomes monitoring of ceasefire in Colombia

01 February 2016

“Recognizing Colombia’s ownership of the implementation of the Final Peace Agreement,” the UN Security Council decided on 25 January to establish a 12-month political mission of unarmed international observers, responsible for the monitoring and verification of the laying down of arms in the country.

The resolution was welcomed by the representative of the World Council of Churches (WCC) to the UN and by the Colombian ecumenical peace initiative DIPaz.

The main goal of the political mission will be to monitor and verify the ceasefire and the cessation of hostilities.

The resolution follows a 19 January letter sent to the UN Security Council president by the Government of Colombia enclosing a Joint Communiqué between the government of Colombia and the Revolutionary Armed Forces of Colombia-People’s Army (FARC-EP).

The communiqué is the result of a peace process that started in November 2012, which had the Republic of Cuba and the Kingdom of Norway as guarantors.

Rudelmar Bueno de Faria, WCC representative to the UN, in New York, considered the resolution’s adoption “an important step to achieve lasting and just peace in the country.”

The parties are now expected to sign a peace agreement that would end a civil war that lasted half a century, while providing an example for resolving other conflicts around the world.

Commenting on the methodology and the role of the churches and civil society, Bueno de Faria added that the proposed tripartite mechanism for verification also needs “to take into account the civil society organizations, including churches to play a role in support to the work of the political mission”, he said.

In a public letter addressed to Colombian President Juan Manuel Santos, the leadership of the FARC and of the ELN, the Colombian ecumenical peace initiative DIPaz welcomed the decision of the Security Council and expressed its commitment to promote the key elements of the peace agreement.

“We feel that we are part of this agreement, primarily on the objectives concerning the care for the rights of the victims, the issues of territory, differentiation and gender, as well as the theme of coexistence and reconciliation, and the legitimacy of the process”, reads the letter.

The UN Secretary-General is expected to provide recommendations within 30 days of the signature of the ceasefire agreement by the government of Colombia and the FARC-EP.

Bueno de Faria acknowledged the important step taken toward a lasting peace, but stressed that there is still a lot of work to be done.  “Reconciliation and reconstruction actions are deemed necessary to ensure peace with justice in Colombia”, he added.

The Security Council also expressed its willingness to consider extending the Political Mission upon the joint request of the Government of Colombia and the FARC-EP.

WCC affirms strong role of churches in Colombian peace process (9 September 2015)

WCC welcomes historic step towards peace in Colombia (24 September 2015)

WCC statement on agreement between Colombian government and FARC (24 September 2015)